Noches de Vampiros.

Le encantaban los "poemas góticos",
así llamaba a los versos que ella le escribía cada semana,
y eran sus preferidos sobre cualquier lectura.
Era eso y que siempre los leía en us habitación,
escuchando música mientras desnudos,
yacían en la cama descansando,
con algunas botellas de cerveza sobre el piso.
Ella siempre le pareció extraña,
con esa manera particular de mentir,
fingiendo siempre ante cualquier situación,
actuando excusas inverosímiles,
su forma teatral de andar por la vida como si nada importara,
como si todo estuviera fríamente calculado.
Y su tema predilecto eran los de vampiros,
ella parecía tener un especial talento para narrar
todo lo que podía pasar una noche con un desconocido
sediento. 
"Sus pechos rozaban el suelo bajo una noche plagada de estrellas",
sintió el pinchazo en un dedo de la mano que ella acariciaba
"La lluvia intensa y la luz amarillenta de faroles delineaban la forma de los árboles"
le pareció divertido como una gota gruesa de sangre se hinchaba sobre su dedo como un lunar
"El calor se desprendía de su cuerpo hermoso matizado por un cielo azul oscuro"
la lengua juguetona de la ninfa oscura enjugó la brillante gota
"Sus alas se abrieron y un vapor violáceo se extendió"
se sentía bien su boca pegada a su dedo y ese dolor punzante
"Ese cuerpo era tan perfecto mostrándose orgulloso totalmente"
te estoy esperando en la noche, en mi pesadilla
"Su sonrisa malvada intimidaba y hacía bajar la mirada por el simple hecho de contemplarla"
su boca siguió el camino por su brazo besándole tiernamente
"Y a su alrededor todo seguía su disposición, que indicaba con un sólo gesto ó con sólo pensarlo"
en su cuello se detuvo y sobre sus rodillas bajando y subiendo distrayendo un dolor que crecía
"Extendió una mano perfecta y se hizo su voluntad, lo quería a él".
 
Las letras se habían acabado y al pasar a la siguiente hoja, una lágrima roja ensució la blancura inmaculada,
dejó caer la libreta y ella, quien le miraba de lejos, dejó escapar una sonrisa malvada.
Estaba muriendo, lo sabía, moría en sus brazos, y ella también estaba muerta ya.
Sólo quedaba eso, y siempre pensó que sería bueno morir, junto a ella.
_sophie_
Anuncios
Esta entrada fue publicada en HISTORIAS_CORTAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s